Costumbres de los dominicanos

Folklore de la República Dominicana

Se denomina Folklore al conjunto de tradiciones y costumbres relativas a la cultura de un pueblo tales como las manifestaciones artísticas, culturales, sociales o del conocimiento popular. De alguna manera, estas tradiciones nacieron de manera espontánea en el pasado y han llegado a nosotros gracias a su transmisión de generación tras generación que con el paso del tiempo va cambiando y evolucionando, además, de todas las experiencias acumuladas por las diferentes tradiciones que proceden de distintos lugares geográficos e históricos. Se puede considerar al folklore como la cultura en la que mejor se identifica el ser humano ya que no pertenece a nadie en concreto sino a todos y cada uno de los individuos.

El folklore de la república dominicana se vive a través de su artesanía, su música, su colorido y su gente. Sin embargo, el más enriquecedor y popular, la expresión del pueblo dominicano es el merengue, el ritmo con más trascendencia que, generación tras generación, ha crecido y ha vivido una importante evolución musical. El pueblo dominicano se distingue porque vive día a día al compás de su música. La pintura y escultura de la república dominicana empezaron su desarrollo con la emigración de artistas e intelectuales españoles que huyendo de la guerra civil española se establecieron en nuestro país.

El Merengue

El Merengue Este ritmo musical nació entre 1844 y 1850. Su origen humilde hacía referencia a hechos cotidianos y en algunos casos se convertía en una auténtica provocación de tal manera que durante un tiempo llegó a prohibirse en algunas regiones. Sin embargo, su ritmo caliente y sensual derribó cualquier barrera. Con el tiempo, orquestas sinfónicas nacionales y extranjeras han llegado a interpretar los acordes de compositores dominicanos como Julio Alberto Hernández, Juan Francisco García, Rafael Solano, quienes han marcado la historia del merengue y lo traducen como la gran tradición nacional, símbolo de la cultura de la república dominicana.

EL merengue vive de la magia de la güira, la tambora y el acordeón. Estos son los instrumentos principales utilizados para interpretar los ritmos de su música. Sus sonidos seducen al hombre y la mujer que entrelazados se desplazan por la escena del baile, mientras los espectadores se contagian de los vibraciones musicales.

Los dominicanos acostumbran a vestir con indumentaria de gran colorido y más cuando se trata de bailar al ritmo del merengue. Las mujeres usan largos vestidos en los que predominan el amarillo, rojo, anaranjado, blanco y azul. Esta mezcla de colorido se enriquece con los complementos, como son los largos collares de piedras, pulseras, grandes aros que lucen en los rostros de la belleza dominicana. Los hombres visten con trajes y zapatillas blancas y utilizan un pañuelo alrededor del cuello que, por lo regular, es del mismo color de la vestimenta de su pareja.

El Carnaval

Carnaval Dominicano La tradición del carnaval es parte de la identidad de los dominicanos. Desde que comienza el mes de febrero comienza la alegría y la fiesta en todo el territorio nacional, cada pueblo tiene la celebración del carnaval y en el mes de marzo la temporada termina con un majestuoso desfile en el Malecón de Santo Domingo.

El personaje más famoso del carnaval de la república dominicana es el denominado “Diablo Cojuelo” que es un vistoso personaje que usa un colorido atuendo con espejitos, cascabeles y cintas acompañado de una máscara con grandes cuernos. Otro personaje original y pintoresco es el “roba la gallina”, que aviva siempre el carnaval.

Leyendas Urbanas de la República Dominicanas

En República Dominicana siempre surgen estas historias en los campos o zonas alejadas a la urbanización y una de las más conocidas es el famoso caso de "La Reina de las Américas.”

La Reina de las Américas Todo comienza en la Republica Dominicana, donde hace ya unos años se reporta la muerte de Natalia Coss, una bella joven, ex-reina de belleza local, a la cual se le conocía popularmente como "la reina del pueblo". Natalia tenía todo lo que cualquier chica podía desear: era bella, de buena posición económica, y estaba comprometida con un joven y apuesto músico. Luego de una relación de varios años con este músico, decidieron contraer nupcias, luego del festejo, Natalia y su ahora esposo, viajaban por la autopista de Las Américas, en República Dominicana, en dirección al aeropuerto internacional, donde tomarían un avión que los llevaría a su luna de miel. Era una noche un poco lluviosa, y la autopista se encontraba mojada, de repente un auto se atravesó y el joven músico perdió el control del automóvil, estrellándose contra uno de los muros de contención, siendo el fin de la joven pareja, de la cual solo se recupero el cuerpo de la joven, por pedazos.

Un mes después del accidente, empezaron a reportarse testimonios de personas diciendo que cuando llovía, se veía a una joven vestida de novia vagar por la autopista. Varios hombres aseguraron haberla visto, pero no había pruebas, por lo que el caso se cerró. Semanas después, un taxista pasaba por la autopista en una noche lluviosa, y vio a la joven a una orilla de la carretera, se detuvo y, luego de hablar con ella, decidió llevarla a su casa. Durante el camino, el taxista y Natalia hablaron de varias cosas, al llegar a la casa de la joven, estaba lloviendo muy fuerte, por lo que el taxista le facilito un abrigo a la vez que le decía "No te preocupes, vendré mañana por el", después la joven bajo del auto y entro a la casa. Al día siguiente, el taxista fue a la casa de la joven a buscar su abrigo, al llegar, llamo a la puerta, abriendo una señora mayor. El taxista preguntó por Natalia, pero la mujer le dijo que ella había muerto unos meses atrás. El taxista incrédulo le conto lo que había pasado la noche anterior; la mujer volvió a explicarle que su hija había muerto, y que si no lo creía, que fuera al cementerio donde se encontraba la tumba de la joven. El taxista decidió ir con la señora a comprobar lo que esta decía. Al llegar al cementerio, la madre de la difunta joven lo guio hasta la tumba de su hija, encontrando sobre ella el abrigo del hombre doblado, con una nota que decía: "Gracias, me fue muy útil".

Después de esto, han realizado múltiples investigaciones, pero aun nadie sabe con exactitud que busca la joven reina, tal vez un tiempo más sobre la Tierra, tal vez a la persona que atravesó su auto esa fatídica noche, o tal vez el cuerpo de su amado.....

Las Brujas de la República Dominicana

El mito de las brujas en la República Dominicana es una herencia de Europa, conservando los ecos de las creencias medievales.

Las brujas dominicanas Nuestras brujas son seres de la noche, mujeres de aspecto envejecido y tétrico, de alma perversa como en la vieja tradición pero que aquí prefieren convertirse en aves de buen tamaño y revolotear sobre las casas, emitiendo graznidos espantosos en lugar de volar en escobas. Las brujas se quitan la piel antes de volar, que la ponen en remojo en una tinaja, y que luego alzan el vuelo diciendo ¡Sin Dios ni Santa María! para acceder a las fuerzas más oscuras. Los campesinos dicen que cuando las brujas no vuelan por las noches, descansan bajo las matas de plátano de los conucos. Las brujas succionan la sangre de los niños, y la extraen directamente del ombligo o del dedo gordo del pie, a través del pecíolo hueco de una hoja de higuereta o del de una hoja de lechosa.

Algo curioso de esta leyenda urbana es que se cree que las brujas no atacan a los hijos de sus compadres, ni a los mellizos o gemelos. El proceso de atrapar a una bruja se conoce como "tumbar a una bruja", y los "tumbadores" son personas con cierto poder, que conocen las oraciones y los rituales especiales para este fin. Dicen que cuando se atrapa a una bruja hay que esperar el amanecer, pues cuando sale el sol el encantamiento se rompe y se puede descubrir la identidad de la maligna mujer. Aseguran que cuando llueve y hace sol, en algún lugar escondido se está casando una bruja...

La ciguapa

La Ciguapa Las ciguapas son extrañas mujeres salvajes que habitan en las montanas y poseen poder mágico. Son de tez morena, de ojos negros y rasgados, de pelo suave y lustroso, tan largo que es la única vestimenta de su cuerpo a la intemperie. En algunas regiones los campesinos dicen que son diminutas y de cuerpo desproporcionado; otros que tienen las piernas largas y delgadas; algunos afirman que son velludas y unos pocos que están bellamente emplumadas.

Todos sostienen sin embargo que tienen el rostro hermoso y que son muy ariscas. Quizás las ciguapas más que bellas y ariscas, sean tristes, pues tienen los pies al revés y dejan huellas contrarias al rumbo de su destino... Estas criaturas son esencialmente nocturnas o prefieren las zonas oscuras de los bosques; cuando salen lo hacen en busca de frutas, peces o aves con los cuales se alimentan. Nunca se ha oído hablar a las ciguapas; afirman que emite aullidos e hipidos cuando corren por los campos, y cuando saltan o duermen entre las ramas de los árboles. E preferible dejarlas en paz, pues es tan grande el dolor que sienten en cautiverio, que al final mueren de pena.

Otra leyenda de un ser de los bosques llamado ciguapo. Era este un gallo vuelto de espaldas, con el lomo emplumado y el pecho con senos de mujer. Cuentan que su grito se asemeja al llanto de un niño, y que esperan terribles infortunios a la persona que se atreve a matar a una de estas aves. Si usted ve a una ciguapa, nunca la mire a los ojos para que no le embruje con su poder.

Los indios de las aguas

Los indios de las aguas Los indios es el nombre mítico que se da a seres fabulosos que habitan en cuevas sumergidas de ríos y lagos, y en el interior de las cavernas de las montanas. Este mito según algunos historiadores, no es más que el concepto desnaturalizado de nuestros aborígenes. Otros consideran que proviene de la leyenda indígena de un ídolo llamado Opiyelguobiran, "que se escapo y se fue a una laguna y nunca más lo volvieron a ver", y que se ha ido transformando como elemento de retención taina en las tradiciones orales

Lo que se afirma es que los indios son hermosos, las mujeres sobre todo, pues estas tienen la piel canela, unos ojos negros muy grandes, un cuerpo de formas perfectas y unos larguísimos cabellos negros. Para muchos son seres inofensivos y generosos; sabios de la ciencia medicinal de las yerbas y los minerales, y sobre todo poseedores de una magia antigua y poderosa

Otros dicen que son peligrosos y temen bañarse en las aguas profundas y poco conocidas. En muchas regiones, las historias sobre los "Charcos de los indios" se cuentan para alejar a los niños que a escondidas se van a bañar al río. Les aseguran que en ocasiones estos seres se enfurecen, que desatan terribles embrujos que recaen incluso sobre el lugar, y que se los pueden llevar


Provincias & publicaciones

Mapa Turístico

Comparta su Experiencia Turística

Noticias Recientes

Todas las Noticias